Nuestra Patagonia, SIN REPRESAS

27 de agosto de 2008

Entre la nada

En medio de un silencio oscuro, estabas tú, tras tu voz, y yo tras mi compañera.
No bastaban los pocos pasos que nos separaban para dividir tu realidad de la mía, ahora tan cercanas y fundidas en un mismo sentimiento.

Flashback. Cayeron en mí las palabras de un hermano, de los que me legaste. "Saludos".
Y como lo haces siempre tu sonrisa despide la mía y se transforma en la sensación de que eres una semilla recién germinando, en otras tierras, pero dando frutos en nuestro corazón.

Se ha producido un error en este gadget.