Nuestra Patagonia, SIN REPRESAS

29 de noviembre de 2010

NST

Se sentó solo en una plaza, sintiéndose vacío, abatido, derrotado. 

Mientras más solo se quería, más se acompañaba. 
Los recuerdos corrían y hablaban a su alrededor, no lo abandonaron,
Las palabras colmaron sus ojos hasta derramarse.

Mientras caían, lentas y escondidas, se escondieron bajo la piel.
Y fueron -esas voces- calmando su pesar.
Poco a poco el miedo pasó de moda, asomándose el descanso.

Los recuerdos ya no lo rodeaban, ya se construían historias.
Las palabras ya no colmaban sus ojos, ya se hacían cómicas.
Y la esperanza descubrió que no fue ella quién entregó la calma,
A veces es cosa de moda.

24 de noviembre de 2010

Divagué

La vida llevo creyendo que soy capaz de todo, o al menos de mucho.
La vida llevo pensando en que puedo lograr lo que quiera, o al menos lograr mucho.
La vida pasé siendo iluso.
Hoy me detengo y pongo los pies sobre la tierra, no sobre mis sueños, y noto que no puedo lograr todo solo.
Por suerte te tuve a mi lado cuando quise bajar esa estrella, al menos hubiésemos fallado juntos.

¿Dónde la ponemos? ¿En esa muralla, o en la pieza?




Estoy de vuelta.

4 de noviembre de 2010

Dos

Tanta dulzura concentrada en una misma joven: fresca, alba, virginal; se mezclaba con cuanta amargura se puede encontrar en un hombre sumido en el dolor. La inocencia y la experiencia se mezclaban con destreza para crear el sabor perfecto. El sudor de sus cuerpos desnudos y unidos hacía de ellos el mejor café.

Se ha producido un error en este gadget.