Nuestra Patagonia, SIN REPRESAS

2 de noviembre de 2008

Carrera

Entendimos de inmediato. Sólo nos separaba un tren de distancia. Ambos nos empeñamos en acabar rápido. Su mano parecía ser mucho más veloz que la mía, pero mi cuento era más corto. Tomé el tren victorioso, ella aún escribe.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.