Nuestra Patagonia, SIN REPRESAS

11 de abril de 2010

Más que piernas largas y escotes.




Queridas mujeres. Queridas madres, suegras, novias, hermanas, hijas, amigas, primas, compañeras:
Acabo de ver un muy buen documental respecto al uso material del cuerpo de una mujer en la televisión. Es una reflexión interesante. Ustedes son forzadas (por nosotros los varones, los reproductores de una estética determinada, irreal, barbística, cosificante) a cumplir con una serie de parámetros en materia de belleza, que solo hacen a la satisfacción de los deseos (presuntos) de los varones. Una estética que las situa como objetos, y que de alguna manera, contribuye a perpetuar una condición de sometimiento de la mujer, sometimiento que a veces no vemos o no percibimos, pero que existe, totalmente naturalizado y camuflado en montones de ideas, frases hechas, costumbres.
El sometimiento de las mujeres, y su infra valoración me parece algo odioso, terrible para las mujeres, contrario a mis valores, y contrario a los valores cristianos, socialistas y de cualquier otra ética de bondad y amor que pueda existir, parámetros de comportamiento que no sigo abiertamente pero que valoro. No ignoro ni niego la participación que me toca como reproductor a veces involuntario de este sometimiento, y por eso quería compartir con ustedes este documental, que habla de la locura y de la monstruosidad de las mujeres que no quieren envejecer, de los pómulos deformes, los implantes de mamas a niveles descontrolados y antinaturales (o también aquellos que se hacen a mujeres que ya tienen suficiente), las dietas extremas.
Ustedes mujeres lo saben, pero son tan dignas de respeto, tan capaces de desarrollo intelectual y emocional como nosotros. Me llevaré a la tumba la convicción de que una mujer-que-da-amor-en-casa y el hombre-que-gana-el-pan-con-su intelecto-y/o-su-fuerza es un estereotipo que no debemos seguir como condición sin la cual no puede llevarse una vida natural. Y miles de motivos como para pedir un trato más humano y más cordial, más justo y más sincero con una mujer.
Quizás me extendí demasiado, tan solo quería decirles que como varón que ama las mujeres, amo las mujeres que tienen kilos de más, que son bajitas, que no tienen gomas, o no tienen cola, que son inteligentes, que tienen brazos flaquitos o brazos gordos, que tienen pelo lacio o crespo. La imposición de modelos estéticos no es lo que al menos yo deseo para la mujer que me acompañe en mi vida.
Y creo que hay muchísima gente que piensa así. Y que valoramos muchísimas otras cosas por sobre la estética, el cuerpo, los escotes. Y muchas veces nos contradecimos, y nos babeamos con la tele o bailando por un sueño, pero estoy seguro que muchísimos varones no querríamos estar con personas así, sino con mujeres como las que estamos, como nuestras novias, amigas, abuelas, tías, primas, amigas, compañeras.
Reconozco sinceramente mi error al caer muchas veces en la dejación de admirar sólo un cuerpo, más que a una persona, y es sin duda algo que me reprocho duramente. Pero no deja de ser algo que quiera cambiar.
Este modelo estético, cosificante de la mujer que es generado especialmente por los medios masivos de comunicación que juegan con la valorización de los conceptos sociales a fin de vender, o simplemente, maquillar algo, generan una TERRIBLE desigualdad en el trato, en el respeto, y en el sentido real que debemos darle a la existencia de una mujer.
Un sistema comunicacional que hace a las mujeres mirarse entre ellas con los ojos de un hombre.
¡POR EL RESPETO Y LA VALORACIÓN DE LA MUJER!

1 comentario:

Vir dijo...

Hola!! Yo soy una chica que me peino sólo cuando me ducho, paso absolutamente de las modas, no he usado tacones en mi vida, no me maquillo jamás, invierto mi tiempo y mi dinero en otras cosas y estoy totalmente de acuerdo en que si te fijas sólo en el estuche lo único que consigues es no ver la joya que hay dentro.
Yo soy así por convicción y sé que no es lo común pero como yo me enamoro de las mentes despiertas no de las apariencias, espero que conmigo hagan lo mismo.
A mí me gustan altos, fuertes y no pijos, eso no lo puedo evitar, pero hasta ahí llega mi fijación por el físico.
Me ha encantado este post eh, saludos!!

Se ha producido un error en este gadget.