Nuestra Patagonia, SIN REPRESAS

2 de abril de 2010

Tú, tú y tú también.

Soy joven, llevo una vida apresurada. Intento aprovechar mi tiempo, aunque más de una vez me pasa la cuenta tanta ridiculez que se me ocurre hacer.


Si bien tengo energía, y es lo que más agradezco de mí mismo, siendo sincero reconozco que soy muy limitado, no administro bien mi tiempo, olvido muchas cosas, me equivoco a menudo, me río más de lo necesario, molesto a la gente, irrito a mis viejos, olvido cumpleaños, postergo encuentros, y pasan años...

Si algo he de recordar tras 18 años de locura, es a aquellos que han estado.
Aquellos que no se olvidan, aquellos que no se ven pero siempre son amigos, aquellos con quienes río, aquellos con quienes me encuentro aunque pasen años.

Si algo he de recordar de cada lugar en el que estado, son las sonrisas que siempre han ido y venido, pero no a las sonrisas sólo como sonrisas, sino de quién vienen.

Si algo se ha de recordar y amar en la vida, son todos aquellos que han estado, presentes y omniscientes. Si algo he aprendido bien, es que de cosas ni momentos se vive, no se vive de comida ni de bebida, se vive de aquellos con quienes tienes momentos, de aquellos con quienes comes y bebes.

Algo que saque en limpio, después de una larga semana...


1 comentario:

Vir dijo...

Escribes realmente bien :)

Se ha producido un error en este gadget.