Nuestra Patagonia, SIN REPRESAS

25 de abril de 2010

Partido de Izquierda (PAIZ)

Con mucha suerte, puedes debatir de política en el día a día. La gente encasilla el tema dentro de un inevitable contexto de enemistad, donde cada vez que se tome partido por una idea -sean éstas dialécticamente opuestas- se destruyan los lazos de cercanía, POR PENSAR DISTINTO.


La política por sobre otras cosas se basa en valoraciones morales que inspiran los ideales que determinan nuestra forma de pensar. Pero el debate de ideas se puede sostener con frecuencia sin dañar las susceptibilidades de esta contingencia axiológica.

El tema de fondo es cuán tolerante somos hoy para poder seguir amando a quienes piensan distinto a nosotros. Porque claro que es genial hallar a quienes comparten tus ideas, pero la configuración de una idea política es originada bajo la recíproca influencia dialéctica. Platón ya nos lo decía.

Hoy, esa tolerancia es necesaria como valor social, es necesaria para la creación de espacios reflexivos que apunten no a la búsqueda de satisfacciones personales, si no al mutuo crecimiento intelectual e ideológico de quienes confluyan en él.

Ese diálogo es necesario para plantear las nuevas propuestas, para configurar una realidad política nacional vasta de reflexión y honda en convicción.

Desde ese diálogo es que nace PAIZ, una nueva alternativa de izquierda que con profundidad busca cambiar las injusticias devenidas del modelo neo-liberal y su pésimo método de distribución, de competencia, de injusticia, de abuso y de precarización de los valores que como sociedad debieran ostentarse.

El Partido de Izquierda (PAIZ), nace con la bandera de lucha de levantar al pueblo oprimido por las injusticias, por rescatarlos de la inmunidad de los crímenes económicos y sociales, por el cuidado de nuestro medio ambiente, la igualdad de género, el respeto a la diversidad sexual, por la educación pública de calidad y con un sistema que permita tener reales oportunidades a quienes tienen menos recursos. Por una democratización de los espacios y derechos sociales, y por el cambio efectivo y pronto de la constitución legada de la dictadura que es la base fundamental de todo el injusto modelo que nos acosa a diario.

Como miembro de PAIZ, tengo la firme convicción de que el modo de llegar a alcanzar estas demandas es a través de la unidad de la izquierda chilena. ¡Pero la izquierda real! aquella que repudia al sistema neo-liberal y las profundas desigualdades que consigo trae. La izquierda que confía en el camino libre de vicios y que a través del diálogo tolerante es capaz de construir un camino juntos sin tener como norte el beneficio personal, si no que llevar a los hombros la enorme responsabilidad de levantar a aquellos que día a día durante años han sufrido la miseria que como sociedad le entregamos.

Estamos convencidos de que las terribles condiciones de vida que aquejan a miles de chilenos tras la catástrofe natural sucedida en febrero, demostró la inseguridad y el riesgo que viven los ciudadanos más pobres del país. Si bien es momento de reconstruir, ¡que sea desde las bases!
¡Es tiempo de soñar! con un Chile más solidario, un Chile colectivo, justo, igualitario y respetuoso.
Es tiempo de soñar con ciudadanos que trabajemos con el corazón por nuestro PAIZ.


3 comentarios:

Vir dijo...

Hola!! A mí me cuesta mucho ser tolerante con la derecha.. no puedo con ellos, a mí que no me pidan tolerancia porque no me sale pero tampoco mato a nadie ni insulto ni nada, sólo los quiero bien lejos, en otro planeta de otra galaxia por ejemplo.
Cómo echo de menos ese entusiasmo tuyo aquí!!
Un abrazo

Luis dijo...

Resulta que como movimiento intelectual, la izquierda posee una enorme riqueza respecto a corrientes de pensamiento que dictan distintas maneras de llegar al sueño de la igualdad. A diferencia de la derecha que como movimiento intelectual no maneja más que el liberalismo y el tecnicismo del capitalismo.

Por eso, apelo con tolerancia, no a respetar las ideas CONTRARIAS precisamente (en este caso, realmente merecen respeto de todos modos). Estoy apelando a la tolerancia que se debe tener para poder aunar las fuerzas que tienen la suficiente convicción como para trabajar juntos pese a tener distinciones en la estrategia de llevar a cabo las políticas.

jajaja, Me da mucha risa que los quieras en otra galaxia. Quizás a nosotros nos mandaron de otra de dónde no aguantaban a los que pedían igualdad.

Un abrazo Vir, todos podemos ser gestores de cambios sociales. Vamos CON FUERZA Y SUERTE HACIA DELANTE.

Vir dijo...

Qué curioso yo estoy absolutamente convencida de que venimos de otro mundo, nada de la costilla de adán y esas chorradas...

La política aquí está llena de discursos pomposos y completamente vacíos.

En fin.. un abrazo compañero, sabes que cuando mires a la izquierda ahi estoy yo a tu lado.

Se ha producido un error en este gadget.