Nuestra Patagonia, SIN REPRESAS

4 de noviembre de 2010

Dos

Tanta dulzura concentrada en una misma joven: fresca, alba, virginal; se mezclaba con cuanta amargura se puede encontrar en un hombre sumido en el dolor. La inocencia y la experiencia se mezclaban con destreza para crear el sabor perfecto. El sudor de sus cuerpos desnudos y unidos hacía de ellos el mejor café.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.